6 Curiosidades del dragón de Komodo

dragon de komodo

Estos Reptiles habitan en Indonesia repartidos en varias islas. Una de las islas que habitan es conocida con el nombre de la isla de Komodo en honor a este majestuoso animal.

  • El reptil más grande del mundo

    Una de las características principales del dragón de komodo, también conocido como varano, es la de ser el reptil más grande del planeta midiendo entre 2 y 3 metros y pesando una media de 100 kilos. Un dragón de komodo puede vivir una media de 30 años.

  • Veloces

    Este dragón aunque de apariencia apacible es muy veloz llegando a alcanzar los 20 kilómetros por hora.

  • Voraces

    El varano es uno de los animales más peligrosos del mundo y no es de extrañar ya que es capaz de devorar grandes presas enteras como cabras, venados o cerdos. Cuando el dragón alcanza su edad adulta no tiene ningún tipo de depredador salvo los individuos de su propia especie.

  • Venenosos

    Por si fueran pocas las capacidades de caza de este poderoso animal, también está dotado de unas toxinas venenosas. Esto hace mucho más fácil la caza para ellos, ya que si muerden a una presa aunque esta escape solo tendrán que seguirla y esperar a que muera.

  • Dinosaurios no extintos

    Ha sido demostrado a través de diversos estudios que el dragón de komodo proviene de los dinosaurios.

  • Sentidos muy desarrollados

    Aunque el reptil puede ver a una distancia de unos 300 metros, no es en lo que más destaca ya que su sentido más desarrollado con diferencia es el olfato. El varano puede rastrear cadáveres o presas moribundas a una distancia máxima de 10 kilómetros, aunque esta también puede depender en gran medida de la dirección del viento.

En definitiva, el dragón de komodo es un animal muy peligroso pero a la vez muy interesante. Así que si visitáis Indonesia no lo dudéis y parad a conocer estas maravillosas islas.

Tienes una mascota y quieres que todo el mundo la vea? Por qué no escribes su historia? La publicaremos en el blog! Puedes hacerlo AQUÍ!!

cargando...

Deja un comentario