Como construir un carrito para perros discapacitados (3era. Parte).

asiento_partes

El asiento: Instrucciones

Tomar las medidas del animal: separación que hay entre las entrepiernas (esa medida será la distancia entre los dos orificios por los que pasarán las patas traseras).
Realizar los orificios en las distintas capas (de material impermeable, de resistente y de espuma). IMPORTANTE: tratar de que estos orificios sean lo bastante holgados para evitar rozamientos.

Lado más largo del asiento: dependerá del ancho del carrito.
RECORDAR: deberá ser lo suficientemente largo como para coserlo a los laterales del chasis.

Lado más corto: medida de la longitud entre el vientre y la parte trasera de la cadera del animal.
IMPORTANTE: no colocarlo a la altura del estómago, sino justo debajo.
Si es macho, cuidar que no quede demasiado corto

Pegar las distintas capas con pegamento de contacto:
Coser la cinta de nylon por todos los bordes del asiento.
Por último, coser el asiento ya armado al carrito: alrededor de cada tubo horizontal.

Otra alternativa de asiento: aplicables a perros que pueden defecar.

En material aluminio se realiza un “8”, que irá sujeto a los laterales del carrito (por bridas, etc.).
Acolcharlo para evitar que el animal se lastime. Por ejemplo: con tubo aislante térmico (se puede encontrar en fontanerías).

Las correas sujetaran el perro al carrito.
Se requieren 5:
1 delantera: pasará por el pecho del perro. Cierre con clip.
2 superiores: Cierre con clip.
2 para las patas traseras: Cierre con corchetes. Deberán ser más rígidas que las demás (para ello se pueden coser dos capas de nylon con un trozo de plástico (de botella por ejemplo) en el medio.

Accesorios opcionales
Protectores adhesivos: Para evitar que se dañen muebles y otras superficies por el impacto)
Pegar a los lados del carro y en la parte trasera del arco superior de 180º.

Pieza de plástico rígido (que una el arco inferior de 180º con el eje de las ruedas): evitará que el perro lastime sus patas traseras cuando intente subir escalones, tropezar, etc. Sujetar con presillas.

Almohadillas acopladas a las correas del carro: para evitar que la fricción lastime la piel del animal (por ejemplo: almohadillas que se usan en los cinturones de seguridad de los automóviles).

Capa de neopreno sobre el asiento: puede evitarle aun más lesiones al animal (debe cubrir todas las costuras).

Mantenimiento
Limpiar y lubricar las ruedas periódicamente para evitar el desgaste prematuro, facilitar el movimiento al perro y reducir el ruido. Revisar las costuras.
Sustituir una vez al año el asiento y las correas. Corregir pintura.
Evitar que el carro se moje (En especial si no es de aluminio).

Foto: carrocan

Tienes una mascota y quieres que todo el mundo la vea? Por qué no escribes su historia? La publicaremos en el blog! Puedes hacerlo AQUÍ!!

cargando...

Deja un comentario