Gato británico de pelo largo

britanico pelo largo

 

Esta raza nace a raíz de cruces selectivos de gatos británicos de pelo corto y persas. Cruces éstos que, por cierto, se realizaban para dotar al gato británico de la mayor robustez que lo caracterizaba en generaciones pasadas y lograr para él un pelo más denso, cualidades perdidas tras la II Guerra Mundial, dada la escasez de criadores cualificados. El fruto no deseado de estos cruces fueron unos gatos de pelo semilargo que se despreciaban en los programas de cría. Pero los de pelo corto eran portadores del gen del pelo largo.

Pasadas ya seis décadas, los británicos de pelo largo siguen apareciendo de forma espontánea en los cruces de los de pelo corto. De hecho, algunos criadores, viendo lo bello de esta raza, han decidido dedicarse a su cría selectiva, hasta que en 2009, The International Cat Association y la World Cat Federtion decidieron reconocer oficialmente al british longhair como raza.

Flemático, pero cariñoso

Estamos ante un felino de carácter equilibrado, poco emocional, independiente y reservado, aunque, con todo, cariñoso. Se adaptan sin ningún problema a la vida en el campo y en la ciudad. Y, ya que hablamos de adaptación, en casa tolera bien a los niños y a las mascotas, aunque también se encuentra muy a gusto estando solo.

El británico de pelo largo apenas necesita cuidados: es suficiente con cepillarlo de vez en cuando, sobre todo en periodos de muda, y bañarlo una vez cada mes o cuarenta y cinco días. En cuanto a su salud, son gatos robustos y saludables, que no presentan enfermedades genéticas.

Una sola advertencia, además de las comunes a cualquier gato: dado el pelo largo de esta raza, es fácil que se den casos de tricobezoares o bolas de pelo en el aparato digestivo. Nada que no pueda tratarse con alguna solución de parafina.

Tienes una mascota y quieres que todo el mundo la vea? Por qué no escribes su historia? La publicaremos en el blog! Puedes hacerlo AQUÍ!!

cargando...

Deja un comentario