Gato loco

gato-loco

Mi gato está loco. No te debe parecer una afirmación tan extraña y te lo vamos a explicar. Los gatos que viven en casa, con nosotros, son seres muy cariñosos, eso ya lo sabemos, con una gran capacidad de adaptación y, de forma bastante rápida, a nuestro entorno. Por esa razón, unido a que se les mima en demasía, dándoles todo lo que quieren y no parando de darles mimos y cariño, hace que se vuelvan unos holgazanes. Esto hace que, a veces, nos sorprenda la forma que tienen de reaccionar, como si se volvieran locos, pero lo único que quieren es mostrar el afecto que tienen hacia sus amos o que les hagan caso.

Lo primero que suele hacer es frotarse con cada una de las esquinas de la casa, lo hacen para marcar territorio y para mostrar el cariño que le tienen. Luego, se amasa, o sea, estira sus patas y sus dedos, de manera rítmica, se piensa que es una reminiscencia de su etapa de bebe. Tras esto, suele ponerse a dar lametones. Si se pone a lamer la casa o las manos de un humano, es que lo considera un igual, o sea, un gato grande y es que los gatos suelen limpiarse entre si, a otros miembros de la comunidad. Si se pone a beber agua del grifo, cuando todavía tiene agua en el bebedero, no nos debemos asustar, solamente quiere jugar, vivir una pequeña aventura, pues siempre es más divertido tener que dar saltos o piruetas, que beber sentados ante un cacharro de plástico. También, puede llegar a modernos o arañarnos las piernas, no debemos preocuparnos, por que, en realidad, lo que quiere es jugar con nosotros. Y, también, tenemos lo que se conoce como locura nocturna, que es cuando se pone a correr, sin más, cuando  se pone a dar saltos contra la pared… tranquilos, está saliendo el instinto de depredador que tiene en sus venas.

Foto: fuente

Tienes una mascota y quieres que todo el mundo la vea? Por qué no escribes su historia? La publicaremos en el blog! Puedes hacerlo AQUÍ!!

cargando...

Deja un comentario