El caballo criollo

caballo-criollo

Al hablar de caballo criollo estamos hablando de una raza de equino que nos encontramos en todo el continente americano, tanto en el norte, como en el centro, como en el sur. Pero, en los distintos países que forman el continente, se han ido desarrollando o evolucionando, de forma distinta. Sin duda, estamos ante la raza más característica de todo el cono sur y, además, cada año son más las personas que deciden adquirirlo, ya que lo pueden emplear tanto para las duras tareas del campo, como para disfrutar del tiempo libre. Esta raza es descendiente de la del caballo ibérico que fue traído por los conquistadores españoles, al continente americano. Ya, en el continente, algunos de estos caballos escaparon de las haciendas o de las misiones religiosas. E, incluso, llegaron a ser robados por los indios. Al entrar en el campo, en un entorno salvaje, con una endogamia diferente y con la selección natural, todo esto provocó que lograran unas características propias. Sólo los que eran más fuertes lograron reproducirse y sobrevivir. Debían convivir con depredadores como los temibles pumas y soportar un clima realmente extremo. Los pueblos nativos, en un primer momento, empleaban al “monstruo invasor” para alimentarse de su carne y, después, comenzaron una relación que beneficiaba a ambas partes.

Tras el año 1810, en que tuvo lugar la independencia de Argentina, se evitaba todo lo que tuviera que ver con Europa, y estos caballos estuvieron a punto de desaparecer, a causa del mestizaje. Esto provocó que aparecieran caballos de mayor altura y que consiguieran mayor velocidad; pero, eran animales que aguantaban mucho peor la fatiga y las temperaturas extremas.
Foto: fuente

Tienes una mascota y quieres que todo el mundo la vea? Por qué no escribes su historia? La publicaremos en el blog! Puedes hacerlo AQUÍ!!

cargando...

Deja un comentario