Gato persa

gato-persa

El gato persa es una de las razas de gatos que poseen más características propias, como tener una cabeza ancha y plana. Además, posee un característico y precioso pelaje, muy diferente al resto. Los primeros gatos persas entraron por Italia, desde tierras persas, alrededor del año 1620. Por esa razón, como venían de Persia, se les bautizó como “gatos persas”. Sorprende su carácter, pues son felinos muy familiares, no les gusta nada estar solos, les encanta estar con la familia, con los más pequeños. Eso si, tener un gato persa implica una serie de responsabilidades, por ejemplo, tenemos que peinar su increíble pelaje todos los días. Dentro de la raza de los gatos persas tenemos los gatos persas del Himalaya, que tienen las mismas características que el resto, lo único, que su pelo tiene un color muy parecido al de los gatos siameses. Los gatos persas himalayas pueden tener el pelo de color seal, azul, chocolate, lila… Y, sus ojos son de un característico color azul. Los gatos persas se conocen con el nombre de tigres de sofá, gracias a su carácter tranquilo, ya que les encanta dormir y descansar. El período de gestación es de, más o menos, 64 días. Y, en cada camada nacen muy pocas crías, de media, entre dos y tres en cada parto. Los cachorros se separan de la madre, a los tres meses de nacer.

Los gatos persas son considerados los gatos que simbolizan la riqueza y el poder; pues, eran los animales que poseían los más ricos, la nobleza. Son considerados animales aristocráticos, el 75% de los gatos que aparecen en el registro de las razas puras, son gatos de raza persa. Los colores más comunes son el chocolate, el crema, concha de tortuga caine y el azul o lince.

Fuente: foto

Tienes una mascota y quieres que todo el mundo la vea? Por qué no escribes su historia? La publicaremos en el blog! Puedes hacerlo AQUÍ!!

cargando...

Deja un comentario