La cría de los caballos

La cría de los caballos

Cuando nace un potro, nos encontramos con una tarea que no es tan fácil como pensábamos. Hay que prestarle una serie de atenciones especiales y dependerá de una serie de variables, para que crezca de la mejor manera posible. La alimentación es algo crucial en estos momentos, pues va a marcar su salud en un futuro. Debemos facilitarle una dieta lo más variable posible, equilibrada y que le toda la energía que necesita en esta etapa. Tenemos que tener cuidado, porque los potros son animales a los que les gusta mucho comer y, debemos controlar la ración diaria, para que no tengan problemas. Deben comer hierba, pero hasta principios del otoño, que es cuando pierde su valor nutricional; en ese momento, lo mejor, es que se pase al heno. Y, en invierno, debemos añadir más proteínas, cebada y piensos con nutrientes especiales. No se aconseja que tomen hierba muy fertilizadas: es cierto que el pelo le crecerá más rápido; pero, está demostrado que sus huesos se volverán más blandos.

Por otro lado, el potrillo va a necesitar todo el espacio que le podamos dar: cuanto más corra, más fuertes tendrá sus músculos cuando sea adulto y, por tanto, será un caballo más sano. El mejor terreno en el que puede estar debe ser llano, que el suelo tenga un buen drenaje, que no se formen charcos, porque esto puede provocar problemas en sus extremidades. Y, debemos limpiarlo. Si elegimos las caballerizas, estás deben estar bien aireadas, y estar a una temperatura entre los 12 y los 20 grados.

Foto: fuente

Tienes una mascota y quieres que todo el mundo la vea? Por qué no escribes su historia? La publicaremos en el blog! Puedes hacerlo AQUÍ!!

cargando...

Deja un comentario