Las plumas de aves

plumas de las aves

Las plumas son una característica fundamental de las aves. Gracias a ella, pueden volar, les facilita el aislamiento término – pues, no permiten la circulación del aire y ayuda a la termorregulación- y, además, las emplea para exhibirse, como camuflaje y, también, para identificarse. Tenemos distintos tipos de plumas: las plumas de vuelo orénigas; las rectrices -plumas de la cola, que se emplean como timón durante el vuelo-; las coberturas -cubren, de manera parcial, tanto las remiges como a las rectrices-; las léctrices -que se encargan de cubrir el cuerpo y le protegen contra los agentes externos- y el plumón -que se encarga de evitar la pérdida de calor-. Las plumas se forman gracias a la queratina que se unirla a la piel y que se encarga del aspecto de la misma -o sea, lo que se conoce con el nombre popular de plumaje-, la cual varía dependiendo de la especie, de la edad del individuo, de su posición y del sexo.

El plumaje es mudado de manera regular: la mayor parte de los ejemplares realizan la muda una vez al año; pero, otras, pueden hacerlo dos veces al año; y, las grandes aves de presa realizan la muda cada pocos años. Algunas aves, por ejemplos, los patos y los gansos, pierden todas las plumas de golpe y se quedan, de manera temporal, sin la capacidad de volar, lo que les limita bastante su día a día. Las plumas necesitan una serie de cuidados y las aves las cuidan, las limpian y las peinan todos los días. Para que nos hagamos una idea pierden un 9% de su tiempo diario en esta acción. Sin duda, las plumas son una parte muy importante para las aves, porque, además, les da la belleza que les caracteriza: la majestuosidad y la belleza de los colores.

Foto: fuente

Tienes una mascota y quieres que todo el mundo la vea? Por qué no escribes su historia? La publicaremos en el blog! Puedes hacerlo AQUÍ!!

cargando...

Deja un comentario